Get Adobe Flash player

FACHADA VENTILADA

La fachada ventilada o trasventilada es un sistema constructivo de cerramiento exterior constituido por una hoja interior, una capa aislante, y una hoja exterior no estanca. Este tipo de fachada por lo general permite acabados duraderos y de gran calidad, y ofrece buenas prestaciones térmicas, aunque tiene un precio elevado. Es una solución habitual en edificios institucionales y representativos.


1. Construcción 

Sobre la fachada del edificio (hoja interior) se ancla una subestructura destinada a soportar la hoja exterior de acabado, así como una capa de aislamiento, mediante espigas plásticas o mortero adhesivo. Una vez colocada la capa aislante, se monta la hoja de acabado. La subestructura deja una cámara de aire de unos pocos centímetros entre el aislamiento y las placas que conforman la segunda piel. Las juntas entre estas placas son abiertas, permitiendo el flujo de aire. 

Componentes de una fachada ventilada:

-  Soporte

-  Aislamiento

-  Cámara de aire

-  Hoja exterior

-  Sistemas de anclaje.

 

Las placas exteriores pueden ser de diversos materiales: piedra, madera, paneles sándwich, etc.

La piel exterior o de acabado debe disponer de ranuras tanto en la parte inferior como en la superior, para permitir la renovación de aire. En los puntos singulares (línea de cumbrera, perímetro de ventanas), se deben disponer vierteaguas u otros elementos de protección para dificultar la entrada de agua en la cámara interna, pues reduciría la efectividad del aislante térmico.


2. Funcionamiento

La existencia de juntas entre las piezas de fachada evita los problemas típicos de la dilatación, por lo que son fachadas que presentan un buen aspecto durante mucho tiempo. La hoja exterior también amortigua los cambios de temperatura tanto en el aislante térmico como en el impermeabilizante, prolongando su vida útil. Por último, la existencia de la hoja exterior ayuda a reducir las pérdidas térmicas del edificio: en los meses de verano la piel exterior se calienta creando un efecto convectivo que hace circular el aire en el interior de la cámara. Este “efecto chimenea” desaloja el aire caliente y lo renueva con aire más frío. En los meses de invierno el aire en la cámara se calienta, pero no lo suficiente como para crear el mismo efecto y se conserva mejor el calor.

 

3. Ventajas de la fachada ventilada

 

§ Ahorro energético y mejora del confort térmico. Menor absorción de calor en los meses cálidos y menor dispersión en los meses fríos.

§ Ausencia/eliminación de humedades y eflorescencias en el muro.

§ Evita la formación de condensaciones intersticiales y superficiales interiores.

§ Reducción de la contaminación acústica. 

§ Eliminación de puentes térmicos.

§ Mejora de la estabilidad dimensional del muro/estructura soporte, ya que siempre se encontrará a una temperatura homogénea, y no se verá afectado por factores atmosféricos agresivos (reduce los saltos térmicos).

§ Excepcionales resultados en rehabilitaciones, sobre la fachada existente sin necesidad de saneamiento de la misma.

§ Renovación estética del edificio

 

4. Realización de una fachada ventilada en un edificio existente

CONSIDERACIONES Y TRABAJOS PREVIOS: 

Previamente a la colocación de un sistema de fachada ventilada sobre la fachada de un edificio existente debemos analizar una serie de factores de gran importancia, entre los que se encuentran:

 

§ El estado del soporte base sobre el que vamos a realizar la fachada, realizando un estudio sobre la idoneidad de mantenerlo o retirarlo si su conservación no es buena u ofrece peligro por desprendimiento (en caso de aplacados cerámicos, prefabricados, revestimientos…).

§ Evaluación y estudio sobre la idoneidad estructural del soporte, evaluando si el anclaje del sistema de rastreles se puede realizar o no con garantías a elementos resistentes de la estructura.

§ La existencia de elementos salientes en fachada, como toldos, rótulos, farolas u otros que deban ser retirados previamente a la realización de los trabajos.

§ Los remates y encuentros con ventanas, voladizos, edificios colindantes y cubierta.

§ El despiece adecuado de los paneles de la hoja exterior para que la composición adoptada resulte visualmente atractiva.

§ La realización de una consulta urbanística en el Ayuntamiento para averiguar si esta actuación está permitida en nuestro edificio, si se considera obra menor u obra mayor, y si requiere de la intervención de un técnico cualificado. 

 

MONTAJE:

El orden de montaje de los elementos de una fachada ventilada es el siguiente:

-  Limpieza del soporte base.

-  Montaje de ménsulas.

-   Montaje de estructura portante.

-   Colocación de aislamiento.

-   Montaje de placas de acabado con anclaje visto u oculto.

Todos los trabajos deben realizarse adoptando las medidas de seguridad necesarias para garantizar la protección de los trabajadores.