Get Adobe Flash player

CUBIERTA DE TEJA

La cubierta de teja es un sistema tradicional de uso generalizado en España, que responde perfectamente a las necesidades técnicas y económicas exigidas. Existen diferentes tipos de teja: curva, mixta y plana, que requieren de distintas soluciones para su colocación.

  

1. Construcción

Componentes:

Variarán en función de la finalidad de la cubierta y del sistema de cubierta empleado: cubierta fría (cubierta no aislada ni ventilada o cubierta aislada y ventilada) o caliente (cubierta aislada y no ventilada);  dependiendo a su vez de si el espacio bajo cubierta es o no habitable.

Fundamentalmente se compone de los siguientes elementos: 

-     MATERIAL CERÁMICO DE COBERTURA (teja curva, mixta o plana). Se puede disponer sobre rastreles,  directamente sobre placa impermeabilizante bajo teja, o sobre cordones de mortero.

-     CAPA DE MICROVENTILACIÓN (espacio de entre 20 y 40 mm. existente entre la teja y el elemento inferior por el que debe circular el aire, para evitar la formación de condensaciones y humedades, puesto que gracias a ella se produce el secado de las tejas).Una inadecuada microventilación puede provocar daños en al elemento de cobertura, que puede derivar en episodios de heladicidad.

-     AISLAMIENTO TÉRMICO (si el espacio inferior es habitable). Según el CTE, deberán colocarse capas separadoras sobre y bajo el aislamiento térmico cuando deba evitarse el contacto entre materiales químicamente incompatibles.

-     BARRERA DE VAPOR si resulta necesaria, porque se prevea que vayan a producirse condensaciones. Debe ir situada inmediatamente por debajo del aislante térmico.

-     CAPA IMPERMEABLE: mediante placa bajo teja o lámina impermeabilizante (en desuso). A pesar de que la normativa únicamente requiere de esta capa en aquellos encuentros en los que la estanqueidad no se pueda confiar a las tejas, y en aquellos faldones que no cumplen con la pendiente mínima necesaria, resulta muy recomendable su colocación.

-     ESTRUCTURA PORTANTE O SOPORTE RESISTENTE, que conforman la pendiente. Forjado continuo, tableros, estructura auxiliar…

-     SISTEMAS DE ANCLAJE: Las tejas se fijarán en función de las pendientes de uso y la tipología de la teja. Existen distintos materiales de fijación: clavos y tornillos autotaladrantes metálicos con tratamiento anticorrosión (preferiblemente de acero templado o inoxidable) recomendándose al utilización de arandelas flexibles para evitar roturas de la teja;  clips, ganchos o grapas; morteros mixtos M2,5b o hidrófugos M2,5  no admitiéndose otros morteros más ricos que pueden producir fisuras en la tejas; y adhesivos, siliconas y espumas, que se emplearán bajo las indicaciones dadas por el fabricante.

-     PIEZAS ESPECIALES: tejas de ventilación, caballetes en limatesas y cumbreras, piezas de remate en extremos de limatesas, tapas de caballetes, tejas de aleros, remates laterales… etc.

 

2. Ventajas de la cubierta de teja

 Las ventajas de la cubierta de teja son muchas: es un material ecológico,, recuperable y reciclable; aportan estanqueidad, impermeabilidad y aislamento térmico y acústico; estéticamente ofrecen un buen resultado, hay gran variedad de productos en el mercado (desde tejas cerámicas, a tejas de hormigón) y un precio muy accesible.


3. Problemas frecuentes en las cubiertas de teja

- HUMEDADES DE INFILTRACIÓN. Pueden ser originadas por diversos factores, tanto de diseño como de ejecución de la cubierta. Entre ellos podemos destacar:

 Fallos asociados al grado de pendiente y al solape de las piezas. Si estos solapes son insuficientes en cuanto a su longitud o tienen una pendiente inadecuada, la lluvia, ayudada por la acción del viento, se filtra al interior. Se trata de un problema de diseño, en el que no se han respetado las condiciones exigidas por normativa, en función de la zona climática.

 Remate del alero sobre el canalón. Si el vuelo de las tejas sobre el canalón es insuficiente, favorece la infiltración de aguas.

 Encuentro entre el faldón de cubierta con los elementos verticales (como chimeneas, casetones de ascensor, paredes medianeras de edificios colindantes…) suele presentar problemas de infiltración por solapes insuficientes o inadecuados. Este tipo de encuentros debe solventarse siempre con elementos adicionales de impermeabilización, tales como láminas impermeabilizantes, láminas de plomo, o elementos metálicos convenientemente sellados.

 Encuentros con lucernarios o ventanas de tejado. Por fallos en la lámina impermeabilizante dispuesta entre el faldón y estos elementos.

 Roturas de tejas o desprendimientos. Cuando no se dispone de impermeabilización adicional (placa bajo teja o lámina) es frecuente que aparezcan problemas de infiltración de agua en cuanto falla el elemento de cobertura, por rotura o desprendimiento.

 Limahoyas y canalones ocultos, que conducen el agua, por obstrucciones, o problemas de estanqueidad de la impermeabilización. En general, ha de estudiarse y prestar especial cuidado a factores asociados a la escorrentía, canalización y evacuación de las aguas, en función de las exigencias de la zona pluviométrica.

 Ausencia de juntas de dilatación o juntas estructurales. Deben estudiarse la disposición de las cuencas, el dimensionado de los faldones y el fraccionado de las capas de protección, en relación con las tensiones mecánicas de la cubierta. Es fundamental respetar las juntas estructurales del edificio también en la cubierta.

 Integridad de las propias piezas de cobertura. Piezas que con el paso del tiempo han perdido el vitrificado y, por tanto, sus propiedades impermeabilizantes.

 Aleros laterales, paralelos a la evacuación del agua. Es poco probable que aparezcan filtraciones, pero no imposible si los solapes en el borde no son suficientes.


- HUMEDADES POR CONDENSACIÓN. Se producen por escasez o ausencia de aislamiento térmico, o por interrupción del aislamiento (que se denomina puente térmico), pueden darse condensaciones superficiales. En condiciones de alta humedad relativa en el interior se producen condensaciones superficiales en los paramentos interiores que se traducen en manchas de humedad, moho o deterioro de los acabados. Cuando entre el interior y el exterior se dan gradientes acusados de presión de vapor y de temperatura, pueden producirse condensaciones intersticiales o internas, en o sobre el aislamiento, lo que se traduce en deterioro del aislamiento y pérdida de resistencia térmica, y deterioro de materiales contiguos o del propio sistema de cubierta. En este caso se solucionaría con la colocación de barreras de vapor.

Deben estudiarse el orden y disposición de los elementos componentes de la cubierta en relación con la transferencia de calor y de vapor de agua, en función de la zona climática y el uso del bajo cubierta.

En las cubiertas con forjado de porexpan en los que no se ha dispuesto de otro aislamiento adicional, es habitual que se marquen las líneas correspondientes a las viguetas con una tonalidad oscura, o incluso con la aparición de mohos.

- DESPRENDIMIENTOS. Debidos a un anclaje insuficiente de las piezas de cobertura, y a esfuerzos rasantes por dilataciones y contracciones, agravados por la acción del viento, que succiona y levanta las piezas.

- ROTURAS. Producidas por las dilataciones que sufren los elementos constructivos a lo largo del día, por los cambios en las condiciones de humedad y temperatura. Pueden ser de mayor entidad (grietas) o menor (fisuras), afectando a todo el espesor del elemento, o solo al acabado superficial. Pueden deberse a sobrecargas puntuales, a la ausencia de una junta de retracción o dilatación, a deformaciones excesivas de la estructura soporte…etc.

- EROSIONES. Pueden ser de origen mecánico (causadas por el viento que lleva partículas abrasivas), físicas (debidas a la humedad y a los cambios de temperatura como las heladas), químicas (por la humedad de filtración con elementos contaminantes diluidos en ella), e incluso por organismos (nidos de pájaros, colonias de mohos, líquenes, musgos o insectos).

Para garantizar el buen estado de conservación de nuestra cubierta es fundamental realizar las labores de mantenimiento adecuadas, limpiando los canalones de desagüe, eliminando la proliferación de vegetación, y revisando el estado de las láminas en los encuentros singulares.

 

4. Sustitución de una cubierta de teja en  un edificio existente.

CONSIDERACIONES Y TRABAJOS PREVIOS:

Previamente a la realización de los trabajos debe realizarse un estudio que contemple cómo se van a solucionar determinados aspectos muy importantes en relación a la cubierta, entre los que se encuentran: 

§  La idoneidad del soporte sobre el que se van a colocar o a anclar los paneles, sobre todo si se trata de una estructura existente de madera o metálica, debiendo analizar si ésta es suficiente para soportar las acciones a las que se va a ver sometida, o debe ser modificada o complementada.

§  La recogida y evacuación de aguas pluviales de cubierta (es posible que resulte necesario sustituir también los canalones existentes, dependiendo de si son canalones vistos u ocultos, del estado de conservación en que se encuentren, de su capacidad de desagüe y de su compatibilidad constructiva con el nuevo sistema de cobertura).

§  Los encuentros con elementos salientes como chimeneas, y con paramentos como petos perimetrales, fachadas colindantes o casetones de ascensor.

§  La realización de una consulta urbanística en el Ayuntamiento para averiguar si esta actuación está permitida en nuestro edificio, si se considera obra menor u obra mayor, y si requiere de la intervención de un técnico cualificado.

 

MONTAJE:

Una vez solucionados estos aspectos, el orden de trabajos seguirá la secuencia siguiente: 

-     Retirado del material de cobertura existente y transporte de escombros a vertedero autorizado.

-     Revisión del estado del soporte o estructura soporte sobre la que se van a colocar las tejas, por si hubiese que realizar alguna reparación o modificación sobre los mismos.

-     Revisión del estado de los sistemas de recogida de aguas, realizando actuaciones sobre los mismos si resulta necesario (canalones).

-     Replanteo del faldón, determinando la línea de máxima pendiente del faldón. Deberán tenerse en cuenta los puntos singulares.

-     Colocación de las tejas. Dependerá del tipo de teja pero, en general, se comenzará por la primera hilada horizontal del alero y después se realizarán todas las filas verticales del faldón desde el alero hacia la cumbrera (la teja plana también se puede colocar, desde el alero, en sucesivas hiladas horizontales). Se respetarán las longitudes de solape necesarias y se irán fijando las piezas con los elementos de fijación.

-     Ejecución de puntos singulares: aleros, limahoyas, cumbreras, limatesas, hastiales, encuentros con paramentos verticales, cambios de pendiente, encuentros con conductos verticales, encuentros con ventanas o lucernarios.

-     Limpieza final de residuos y control general de la cubierta.